Translate

jueves, 24 de marzo de 2016

Receta arroz a la hawaiana... con ananá y castañas de cajú

Amantes de lo agridulce, de lo exótico y tropical, de la muzzarela de ananá con jamón, soñadores e incomprendidos en general... aquí una receta para todos ustedes!




Instagram
Encontré esta receta por casualidad mientras tuiteaba durante la ceremonia de entrega de los Oscars en Hollywood el pasado 28 de febrero (link).

Según este artículo las aplicaciones de delivery a domicilio reportan un aumento en las órdenes de arroz frito con ananá o "a la hawaiiana" el domingo de la ceremonia ... será que el arroz agridulce nos pone en la onda de la fantasía de la ceremonia y el cine?


Pero veamos...Hawaii... a qué nos recuerda??

Según tu edad... a nada, a playa, surf, a unas olas gigantes con una música pegadiza y estridente?

O a camisas floreadas de talle bien holgado? A collares de flores?

Sea cual sea tu edad y tus recuerdos asociados a este lugar del Planeta donde permanentemente se está creando nueva tierra firme, esta receta pretende llevarnos un poquito más cerca de este lugar paradisíaco, al menos según como lo describen decenas de shows televisivos.


Pero menos recuerdos y vayamos a lo gastronómico.

Hawaii es una tierra de vegetación tropical y frutas exóticas... bueno, hoy en día con la globalización ya queda muy poca cosa realmente exótica. Este sistema de islas es también un crisol de razas y culturas y sabores que se mezclan para crear más sabores y combinaciones originales, como nos explica el Chef oriundo de Honolulu, Mark Noguchi en este artículo.

Dentro de toda su culinaria nativa e importada, que desde acá no podemos abarcar, hay una versión tipo "fast food" de los elementos básicos de esta tierra: el arroz, el ananá y las castañas de cajú o nueces. El arroz sofrito adquiere nuevos y fuertes aromas del ananá fresco, la salsa de soja, cebolla, curry y por supuesto las castañas de cajú que darán ese toque crocante y a la vez adictivo.

Esta receta es muy sencilla

Ingredientes


1 taza de arroz blanco hervido previamente
100g de ananá fresco picadito
1 cebolla colorada picada
morrón verde picado
2 a 3 tallos de apio picado
Aceite, sal a gusto

Se puede presentar este arroz dentro de la cáscara ahuecada del ananá. Para ello hay que cortarlo al medio incluyendo la corona (que habitualmente se descarta. Remover la pulpa dejando el espacio donde se presentará el arroz.


Procedimiento


Saltar en primer lugar el ananá



Luego agregar las restantes verduras



No dejar que se ablanden mucho, queremos mantener lo crocante de la verdura en el arroz final. En ese momento agregamos el polvo curry y revolvemos para que se distribuya el condimento. Podemos también agregar pimentón dulce o picante, a gusto.



Finalmente las verduras estarán prontas y podremos agregar el arroz con un poco de salsa de soja y hojas verdes, que puede ser cilantro o en este caso, hojas verdes de la planta de apio.


Esto ya va tomando color...

Finalmente, el "ingrediente secreto" que son las castañas de cajù o nueces pecan, las que prefieran.



Y por último la presentación final, puede ser acompañamiento o para vegetarianos, un plato principal completo.



Probalo y me contás... y mientras lo preparás, podes escuchar esta música, que te va a llevar expreso a las islas maravillosas...




Te gustó la receta y querés seguir leyendo?

Aquí los links a posts anteriores con recetas similares



Tortillas mexicanas con rellenos... versión uruguaya!!






Carpaccio de zucchini en entrada con frutas







Asian Bar... en casa para esa persona especial



viernes, 18 de marzo de 2016

Homenaje a las culturas del Pacífico: salsa huincaina con un toque oriental


Hace unos días se celebró la gala del Asia's 50 Best Restaurants en Tailandia. Para rendir un homenaje a los Chefs asiáticos desde el continente Latinoamericano preparé este plato típico peruano con un toque oriental.




El océano Pacífico conecta continentes y también las culturas. Los aborígenes americanos llegaron desde el Lejano Oriente cruzando por el Ártico hacia lo que hoy es Alaska y colonizaron el continente. Muy posteriormente, se especula que desde el antiguo Perú fueron navegando hasta las islas del Pacífico australiano (proyecto Kon Tiki).

Las culturas asiática y andina están muy orientadas al mar: se sabe que las primeras oleadas de humanos que emigraron de África para conquistar el planeta eran hábiles pescadores y se desplazaron a través de las costas hacia el Este. Ya en el presente, el archi famoso chef  Nobu Matsuhisa de los restaurantes "Nobu", de origen japonés, residió por un largo período en Perú y fue allí donde puso a punto sus propuestas gastronómicas que lo han llevado a la cúspide de la culinaria fusión mundial.

Por esta unión ancestral de las culturas y quise rendir un pequeño y casero homenaje, preparando una salsa típica peruana con un toque de las culturas del Oriente.

La salsa


La salsa huincaina es típica de Perú, originaria de la provincia de Huancayo en la zona central y de sierra. Se elabora en base a pimiento amarillo peruano: desde ya aclaro que no es el morrón amarillo que se dispone comúnmente en Uruguay. La diferencia es que el primero es más picante.

Esta salsa se elabora licuando el pimiento amarillo con leche, queso y habitualmente se sirve sobre papas hervidas con huevo duro. La salsa es tan popular en Perú como el ceviche, pero aún no es tan famosa a nivel mundial.

Hay miles de versiones de esta receta en la web, les recomiendo leer la historia y la versión de Gastón Acurio (link acá).
Instagram

La versión de homenaje


Leí muchas recetas y finalmente decidí poner al horno los morrones para poder sacar la piel y no licuarla. Eso hace que tengan un sabor un poco más dulce. Por otro lado, esta salsa puede servir de acompañamiento no sólo de papas sino de pasta, así que la serví con spaghetti, como verán al final.

Morrones amarillos en trozos sin semillas
Luego de 30 minutos a temperatura 200ªC.

Los morrones asados
Finalmente sin piel, los morrones prontos para ser licuados.

Listos para licuar


Ingredientes tradicionales salsa huincaina:

3 morrones amarillos asados, sin piel
1 diente de ajo
200 gr. de queso fresco (ricotta)
4 - 5 galletitas al agua
2 cucharadas de aceite
leche para licuar
sal y pimienta a gusto

Ingredientes "orientales":

Jengibre en trocitos
Polvo curry


Procedimiento

Esto es muy simple. Picar un trocito de jengibre y un diente de ajo y saltar levemente con aceite, agregando polvo curry.

Saltar el jengibre, ajo con curry

Poner el agua a hervir para la pasta.

En una licuadora poner todos los ingredientes de la salsa. Licuar agregando leche de a poco para obtener la consistencia deseada. Ver qué hermoso color dorado que aparece por los pimientos amarillos... una delicia!!

Licuar todos los ingredientes

La salsa huincaina, señoras y señores...
Ponemos a hervir la pasta (de sémola de grano duro preferentemente) y colamos. Disponemos la salsa en una cacerola así podremos calentar la pasta con la salsa todo junto.



Con fuego medio, incorporamos bien la salsa a la pasta antes de servir.



Y finalmente la presentación en el plato... decorada con chauchas verdes.


Pasta con salsa huincaina con un toque oriental de jengibre y curry

Aquí mi modesto homenaje a los Chefs asiáticos como Gaggan que obtuvo el premio al mejor restaurante asiático, un chef hindú que está llevando la innovación a esa cocina milenaria. Y también a Gastón Acurio, gran líder de la nueva cocina peruana y latinoamericana.


Te gustó la receta y querés seguir leyendo?

Aquí los links a posts anteriores con recetas similares



Tortillas mexicanas con rellenos... versión uruguaya!!






Carpaccio de zucchini en entrada con frutas






Lasagna al pesto sin gluten



viernes, 11 de marzo de 2016

Un paseo por Pocitos y sus casonas más típicas

Pocitos es un barrio icónico de Montevideo, nombrado por los pozos cercanos a la playa donde antiguas lavanderas llevaban a lavar la ropa de las familias acomodadas. Con los años fue lugar de veraneo y posteriormente barrio residencial; actualmente es también centro comercial y gastronómico. En sus calles arboladas conviven casas sencillas y mansiones de distintas décadas del Siglo XX y estilos arquitectónicos.



No todo es cocina y gastronomía en este blog... también apreciamos la arquitectura y la historia, porque la cocina es una herencia y patrimonio cultural, como las artes, la arquitectura y más.

Instagram
Casona con balcón y mirador... antes de que existiera la televisión
Las casonas de Pocitos son parte del acervo cultural montevideano. Con excepciones, hoy en día muchas están descuidadas, grafiteadas, venidas a menos o simplemente abandonadas. Y sin embargo se percibe su belleza y el talento de los arquitectos y familias que les dieron vida y razón de ser.





Pertenecientes a familias acomodadas de diferentes décadas del Siglo XX, tienen la veta moderna de que los terrenos no eran de grandes dimensiones, por lo que se construía en altos, siendo común un mirador o terraza en la azotea.. para ver quién pasaba por la calle.

Son casas construidas en una zona cercana a playa Pocitos, lo cual transmite esa "alegría" del contacto con el mar y los elementos.


Detalle del trabajo de herrería en los balcones y de madera originales

Hoy muchas casas han sido recicladas para albergar empresas o sus dueños las alquilan por habitaciones... no ha sido todo prosperidad para el barrio. Las familias de más altos ingresos se han mudado a otras zonas, hacia el Este de la capital. Es común que residan en ellas descendientes de avanzada edad o de no tan alto poder adquisitivo; es por ello que muchas casonas no están en las mejores condiciones.


Chalet con cierto aire alpino
Siempre construidas con materiales nobles: ladrillos, piedra, decoraciones en teja española o francesa y terminaciones tradicionales en maderas que ya no se encuentran. Construidas para albergar a la familia por varias generaciones... que lamentablemente no necesariamente mantienen el status o el sueño de un hogar de esas características.


Detalle del alero y la chimenea
Si miramos con atención veremos el trabajo de frentistas especializados (muchas veces europeos) que creaban ornamentaciones muy delicadas en la terminación de revoque o con pequeños murales o mosaicos.

Y todo este ecosistema de casonas de distintas épocas mantiene un denominador común y es el verde tupido de árboles, jardines y maceteros que se encuentran por doquier, dando esa sensación de paz y armonía que la vida moderna se esfuerza por romper.


Verde, que te quiero verde... verde mar, verdes ramas
No se pierdan este detalle del alero de esta mansión, lamentablemente vacía y cerrada.




Si visitan Montevideo y les gusta la arquitectura, no se pierdan de dar una recorrida a pie por este barrio y apreciar ustedes mismos las casonas y su entorno.

Acá armé una presentación con algunas fotos adicionales, las dejo en mi canal Youtube





Hasta la próxima amig@s!!

Te gustó el post y querés leer entradas similares??


Aquí te dejo los enlaces



Visita a la librería más emblemática de Montevideo: Puro Verso en Ciudad Vieja






Visita al Puerto de Pescadores del Buceo, Parte I




Paseo por el Mercado Agrícola de Montevideo




Algunas recomendaciones de restaurantes en la zona




Hoy Te Quiero





viernes, 4 de marzo de 2016

Tortillas mexicanas con rellenos... versión uruguaya!!

La cultura culinaria uruguaya es bastante conservadora... como el espíritu nacional en general. Pero en los últimos tiempos vemos que la globalización nos está alcanzando... poco a poco nos subimos las tendencias gastronómicas internacionales. Una de las más destacadas es la cocina latinoamericana.



Hasta hace poco, no había restaurantes peruanos en Montevideo, y México estaba representado solamente por La Lupita. Actualmente se ha ampliado la oferta un poco más (Alebrijes, Roma Tijuana, Uma). La cocina brasileña casi no está presente y recientemente hemos comenzado a conocer la venezolana (Pepito Bar).

Sin embargo, para que la cocina de inspiración latinoamericana llegue a las mesas familiares... todavía falta. 

Por suerte, empresas se han lanzado a este incipiente mercado y desde hace un tiempo se encuentran en supermercados y almacenes algunas opciones para acercarnos esta culinaria. 

Por ejemplo Pan Bimbo tiene Rapiditas que son tortillas, aunque de harina de trigo, no de maíz (esas no las he encontrado). Ahora se encuentran tortillas Tïa Maria y los productos de la consagrada marca La Costeña como salsas, frijoles y también totopos. O sea, que sólo con una visita al supermercado tendremos lista una cena mexicana, aunque claro, con productos industrializados no es lo mismo.

Para que un plato llegue realmente a las mesas nacionales, tenemos que adaptarlo a nuestras costumbres y gustos... y eso es un campo inexplorado. Acá preparé tres acompañamientos caseros para las tortillas, que no son tradicionales mexicanos, aunque toman elementos de su cultura. Hay una variedad infinita, esto es sólo un ejemplo.

Tortillas mexicanas con tres rellenos



Tortilla mexicana con tres rellenos

Instagram


Relleno de pollo

Nada de picante para el gusto uruguayo... este es un relleno con pollo en trozos, cebolla, morrón amarillo (mi preferido) todo saltado y un poquito de perejil y semillas de sésamo. Sencillito, sin vueltas. Por supuesto, pueden "levantar la temperatura" con unas gotas de salsas picantes de tomate como Tabasco, recomendado... pero de a poco.


Pollo saltado con cebolla y morrones amarillos

Relleno de porotos (frijoles)

Ni que hablar que los porotos son un ingrediente por excelencia de la cocina nativa latinoamericana. Las recetas más comunes incluyen freír los porotos hervidos con panceta o carnes de cerdo. Claro que queda riquísimo, pero esta es una versión más suave. Así que los porotos colorados hervidos los salté con tallos de apio, dos dientes de ajo y agregué hojas de apio y perejil, más nada, puro sabor (suave claro)


Porotos colorados saltados con apio y verde



Relleno de verduras crudas

Para no renunciar a nuestra herencia italiana e incluir verdura fresca, corté tomates cherry con queso fresco y perejil. Claro que puede ser albahaca o preferentemente cilantro. El perejil le da un sabor más neutro pero igual aromático. Pueden también cortar con la mano hojas de lechuga (por favor, picada a cuchillo no!)


Ensalada cruda tipo mediterránea


Para la foto, por favor tomar nota de la decoración con una flor de papel, elemento típico decorativo mexicano. Este plato es ideal para el verano, sencillo de preparar, fresco e informal para los comensales. Las tortillas se calientan en una sartén de teflón sin aceite, se apilan en un plato... y a disfrutar de esta cocina ancestral!!



Te gustó este post y querés seguir leyendo?


Acá los enlaces a entradas anteriores que pueden interesarte




Tarta de berenjenas con quinoa







Pasta con pesto genovés







Ensalada Catalina