Translate

jueves, 19 de noviembre de 2015

Preparación casera rápida de pepinos para ensalada

Si ustedes son como era yo, no querrán incluir pepino en sus ensaladas. A menudo esta fruta tiene sabores poco agradables. No se preocupen, hasta al mayor enemigo de este vegetal le encantará combinarlo con hojas verdes preparado como sigue...


Instagram

Se viene el verano y de repente nos acordamos de los quilitos que ganamos durante el largo invierno. El pepino está compuesto 96% por agua, es muy hidratante e ideal para controlar el apetito.

Esta fruta es muy apreciada en particular en los países del hemisferio norte donde se consume como encurtido. Les encanta por ejemplo en la hamburguesa el pepino en conserva que da ese toque ácido y salado que "despierta" las papilas gustativas.

Esta receta es una simplificación de los pepinillos encurtidos (primero curados en salmuera y luego en vinagre), los pueden hacer en un par de horas o dejarlos durante la noche, créanme que les encantará el pepino así preparado y lo adoptarán de ahora en más en sus ensaladas favoritas.


Pepinos en cintas curados en sal y limón



Ingredientes


Pepino (verde oscuro, no muy grueso y bien sana la piel)
Cebolla colorada
Sal gruesa
Limón o lima
Agua hervida fría


Preparación


Pelar la cáscara del pepino o dejarla si es orgánico.

Con un pelador de papas cortar cintas, sin llegar a cortar la zona de las semillas.







Cortar la cebolla colorada lo más finito posible.

Disponer en un bols todo junto.


Ver los granos de sal

Agregar sal gruesa (una cucharada) y repartir para que alcance todo el pepino.

Dejar unas dos horas, se puede poner en la heladera.

Los granos de sal gruesa extraerán los líquidos del pepino y quedará "crujiente"; todos los sabores desagradables se disolverán en el líquido. 


Arriba a la derecha el líquido sobrenadante

Escurrir el líquido salado y enjuagar varias veces con agua hervida; no usar agua de grifo porque tiene sabor a cloro que no queda bien. 

Cortar una lima o limón y rociar todo con el jugo. Dejar reposar nuevamente, por ejemplo dejar por la noche en la heladera.

La cebolla se decolora de violeta a rosada, queda bonito y diferente como color en la ensalada.

No es necesario eliminar el limón, podemos dejarlo así.



Y ya está pronto para consumir: solo, en ensalada de hojas verdes o incluso como relleno de sushi. A disfrutar este nuevo ingrediente de tus comidas light!!



Te gustó el post y querés seguir leyendo??


Acá post anteriores similares

Sushi: receta para preparar en casa

Inspirado en una receta de Gordon Ramsay: rolls veganos de zuchinni

Una moda llamada Kale





No hay comentarios:

Publicar un comentario