Translate

lunes, 25 de agosto de 2014

Sopa crema de calabaza casera con hinojo y gengibre

Más recetas caseras vegetarianas... para los que se toman su tiempo para una alimentación sana, equilibrada, con las calorías y nutrientes en su justa medida. Ni de más ni de menos. 

Sopa crema de calabaza con hinojo y gengibre 


La sopa crema de calabaza es muy nutritiva: si bien es cremosa no tiene ningún agregado de cereal ni leche, todo proviene de la cremosidad natural de la calabaza. En Uruguay no se estilan mucho las sopas... tal vez la más tradicional sea la del caldo de puchero.

La sopa crema de calabaza es muy común en países nórdicos, también en los países del Oriente (Cercano y Lejano). Generalmente se le agregan especias y/o hierbas para resaltar su sabor suave, cremoso y dulzón.


Canasta de verduras
Usualmente compro frutas y verduras en la feria, así que de allí es la calabaza... imperfecta, real y perfecta a su manera.


Una vez trozada, reservamos. Picar una cebolla grande, una cuarta parte de un bulbo de hinojo y gengibre a gusto (depende cuánto del sabor que querramos al final).
A poco de cortar la calabaza, aparece el lìquido que le darà su espesor

Salteamos la cebolla con el hinojo y gengibre en un poquito de aceite. Cuando comienza a ponerse transparente la cebolla, agregar una cucharadita curry y la calabaza trozada.

Hinojo y gengibre le darán un toque especial

Es importante dejar "sudar" la calabaza sin agregar agua todavía, revolviendo los demás ingredientes, para que absorban entre sí sus sabores. Luego de unos 10 minutos sí podremos agregar el agua y dejar hervir hasta que la calabaza quede bien tierna, porque finalmente procederemos a licuarla.


El hervor lo dejé como una hora para que quede bien tierna y fácil de licuar. Se puede licuar con perejil o, mejor aún, cilantro fresco.

Lamentablemente dejé enfriar la sopa antes de licuarla y cuando lo hice era de noche, así que otro día les muestro el resultado final.

Espero que sea de su gusto!!

La Bibliografía 2da parte

Hola amigos!!

Todo foodie que se respete... como yo... tiene una biblioteca de libros de cocina.
Sí, a la antigua, libros con impresiones a todo color, hojas satinadas, tapas y lomos duros. Impecables.

Y tiene también de los otros, tipo manual de cocina (Manual del Crandon, La Petrona, etc.) todos regados de pegotes y salpicaduras, sin tapa, que se perdió en un cajón del tiempo y del espacio.

Hoy en dìa con las impresoras color, los blogs, los e books, los video blogs... tiene sentido una biblioteca? Gastar un buen dinero en un libro que tal vez podamos bajar gratis de internet?

Ya les conté en un post anterior sobre mis tesoros, algunos los tiene mi Madre. Los que tengo en mi biblioteca los quiero tanto que ni los uso... qué sentido tiene? Cuando voy a la casa de algún otro foodie, siempre termino husmeando su biblioteca, a ver si hay algo nuevo, a ustedes les pasa lo mismo?

Ok, volviendo al tema, les comparto uno de mis libros favoritos que no sólo habla de recetas sino de algo mejor todavía, de fiestas tipo reuniones familiares o de amigos, temáticas, algo que recién se está imponiendo en Uruguay, país tradicional, nostálgico y alérgico a la innovación, si los hay.

Hay unos chicos/as que tienen una empresa Latin Events que están dando vuelta un poco eso, haciendo decoraciones innovadoras en eventos, el link acá.

Les presento el libro Great Parties de Martha Steward. Compartiendo la foto con Comida Casera Uruguaya de Lombardi - Soria.

Martha, Marthaa... qué verguenza estafar al fisco, al Tío Sam nada menos... y no es que te faltara dinero, vamos... no es como una que si puede evita devengar el IVA... por una buena razón, porque no necesita la factura porque no va a devolver jamás el libro.

=?

En este libro de la millonaria encarcelada por unos meses (Orange is the new Black!) nos presenta 5 tipos de eventos con todas las recetas por supuesto, unas cuantas fotos y por supuesto, ideas super prácticas y de ingenio (...!!) para poner la mesa y decorar el ambiente. Me en can ta.

La fiesta Southern

Así que tenemos un evento Southern (algo así como volviendo a la época de la Esclavitud en el Sur), un evento South of the border (algo como campero, por las parrilladas, con mexicanos en vez de gauchos rudos), un evento urbano (gente elegante chic conversando codo con codo en un pequeño espacio), un cumpleaños infantil (en Neverland porque es imposible que una Madre pueda armar ni la mitad de las decoraciones y dulces y tener a los chicos listos y limpios en hora) y un evento tipo Thailandés (Iemanjá a la vera del Río de la Plata pero con gente de alto poder adquisitivo... visteeee?)

La fiesta Thai

Pero bueno, los libros son para eso, para soñar que tenemos tiempo de juntar todos esos ingredientes, cocinar, ordenar la cocina, sacar los manteles, platería antigua, llamar a nuestras amigas, convenir un día y hora, ir a la peluquería y sentarnos a disfrutar de un exquisito té de mi colección y charlar de lo felices que éramos con 20 años (menos).

Saludos!!

domingo, 17 de agosto de 2014

Domingo de cocina vegetariana

Es creciente la tendencia a la comida vegetariana, representa una vuelta a las raìces, a lo natural, a lo casero y hogareño; por contraposición a lo industrializado y lleno de conservantes y aditivos.

Este domingo pintó cocinar dentro de esa tendencia que comparto (excepto en lo estrictamente vegetariano), así que les describo y fotografío mis andanzas culinarias.

Repollitos de Bruselas


Ok... ok... sé que no es lo más taquillero en internet.

Los Repollitos de Bruselas les cuento que son un vegetal domesticado muy muy recientemente, desde hace 500 años que apareciò en nuestras mesas, a diferencia de porotos, lentejas y cereales que fueron domesticados hace miles de años.

Casi universalmente odiado por niños y carnívoros cuasi estrictos, tienen ese inconfundible gusto levemente amargo que se llega a apreciar con la edad (superior a 30 años más o menos). Tiene grandes cantidades de vitamina K y C (como todo brote) y adicionalmente es anticancerígeno.

Repollitos de Bruselas, retiradas las hojas exteriores


Si hacen búsquedas de recetas en internet (mealsurfing) no encontrarán tantas sugerencias como podría esperarse, por causa de lo anterior.

En sitios de cocina inglesa se puede ver que los repollitos de Bruselas son muy característicos de la Navidad donde suelen acompañar carnes rostizadas, son uno de los acompañamientos tradicionales y tradicionalmente también menos preferidos por muchos comensales, aunque imagino que como son típicos del invierno serían de los pocos vegetales verdes que se podían conseguir en el invierno nórdico.

Esta receta es casera y es una forma de presentarlos con un poquito más de "gracia" que simplemente hervidos (igual son muy ricos).

Sacar las hojas exteriores duras y generalmente con tierra de cada uno de los repollitos. Una vez hervidos (tienen que quedar no muy blanditos, apenas que puedan ser pinchados con el tenedor) los dejamos aparte.

Luego de hervidos

La receta para servirlo con más color...


A veces es necesario "vestir" un poco el plato para que los comensales lo acepten de mejor gana... aquí va una sugerencia.

Picar una cebolla colorada en rodajas, un morrón colorado (para color) y saltear con un poco de aceite.

Incorporar una cucharadita de curry, pimentón dulce y agregar los repollitos hervidos.


Saltear los repollitos con verduras y especias para para color y aromas

Saltear y luego agregar una cucharada de maicena disuelta en leche. Revolver y dejar espesar. Finalmente, cortar perejil no muy finito y espolvorear. Corregir sal y pimienta y servir como acompañamiento o con arroz para un plato 100% vegetariano.


Resultado final, repollitos en una salsa liviana con vegetales
Hasta la próxima, amigos...