Translate

sábado, 19 de julio de 2014

A qué vamos a un restaurante?

Una perspectiva antropológica


A qué vamos a un restaurante?

A comer... sería la respuesta más lógica. Bueno, la respuesta en el fondo es... no.

Es decir, claro que vamos a comer pero en realidad es como una excusa. Vamos a hacer un acto social.

No es necesario ir a un restaurante para alimentarnos. Podemos hacerlo en nuestros hogares, o de familiares, al paso, en un espacio público.

Pero ir a un restaurante es una actividad social con un mensaje, para nosotros mismos y los demás. Los empresarios de la cocina que entienden esto tienen los emprendimientos más exitosos.

Gold Bistrot de Dolce y Gabanna en Milan, lugar más de onda de esa ciudad
Entonces, almorzar o cenar en un restaurante se convierte en una "experiencia" en la que se conjugan muchas dimensiones.



Efectivamente, el gusto y el placer de la comida es uno de ellos pero no es, con mucho lo más importante. También está el mensaje social: es un lugar que se identifica con nuestro el estrato social? Es un lugar que hace sentir al comensal que está conectado con la historia, el romance, los poderosos o privilegiados?

Comemos en público para ver y ser vistos, estamos solos y acompañados al mismo tiempo.

Restaurante en la terraza, mensaje informal, urbano, liviano como la estructura de cúpula

Es común que uno encuentre restaurantes que dejan bastante que desear en su servicio pero igualmente están a tope de clientes: es porque los clientes están dando más importancia al aspecto social: ver y ser vistos por un cierto grupo de personas (y no de otras).

Algunos restaurantes cobran precios que nos parecen exagerados para lo que se brinda al comensal: tanto por las instalaciones como en la elaboración de los platos y también están llenos de clientes: hay un mensaje de identificación con ciertos estratos sociales que es más poderoso que lo supuestamente importante que es lo que se sirve en el plato.

En los dos ejemplos anteriores, claramente la persona que emite la opinión no consigue identificarse con el mensaje social con el que otras personas sí pueden... por suerte hay personas con muy distinto tipo de intereses y valores.

Con esto no pretendo decir que no importa el trabajo profesional de chefs de cocina y mozos... para nada, es muy importante, pero sólo en cuanto las personas lo identifiquen con el mensaje social. 

Qué significa esto?

Si por ejemplo, las personas que realizan un almuerzo de negocios tienen ciertas expectativas mínimas sobre la calidad de la elaboración de platos y selección de vinos, así como sobre el aspecto de las instalaciones entonces se requerirá cierta combinación para atraer ese público.

En países como Francia, con una gran tradición culinaria y cultural se requerirá chefs muy capacitados para atraer a estos comensales: no admitirán carnes fuera de su punto o verduras no bien elaboradas y presentadas. Punto.

En Uruguay es así?

Lo dejo para otro post... pueden opinar también, nos vemos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario